Buscar
Generic filters
Escucha la noticia completa.

¿Cómo controlar el asma?

Tiempo de lectura: 3 minutos

Índice de Contenido
Comparte
Historias

Entradas destacadas...

¿Sin tiempo para leer? Escucha la noticia completa.
El asma es una enfermedad respiratoria controlable y una de las principales enfermedades no transmisibles que afecta la calidad de vida de quienes la padecen.

El asma es una enfermedad respiratoria controlable y una de las principales enfermedades no transmisibles que afecta la calidad de vida de quienes la padecen.

el asma

El asma es una enfermedad respiratoria controlable y una de las principales enfermedades no transmisibles que afecta la calidad de vida de quienes la padecen e interfiere con sus actividades cotidianas. Esta enfermedad afecta aproximadamente a 300 millones de personas en el mundo, principalmente a la población pediátrica. Cerca de 20% de las personas en Centroamérica viven con asma.

Al ser una inflamación de las vías respiratorias, el asma presenta los siguientes síntomas:

  • Sibilancias (o silbido en el pecho)
  • Dificultad respiratoria
  • Opresión torácica y tos

Estos síntomas se asocian a la limitación variable al flujo aéreo, es decir, dificultad para expulsar el aire de los pulmones, debido a que la patología inflama y estrecha los bronquios. Son causa frecuente de despertares nocturnos, cansancio diurno, disminución de la actividad y ausentismo escolar y laboral.

“El asma es una enfermedad multifactorial. Para lograr un control adecuado de la enfermedad se requiere un trabajo en equipo, que incluya una buena comunicación entre médico y paciente, educación del paciente, acceso adecuado a los medicamentos, y un proceso continuo de evaluación, ajuste y revisión.” – Dr. Gur Levy, Neumólogo y experto Médico Respiratorio de GSK para América Latina.

Datos relevantes sobre el asma, como enfermedad respiratoria

El control del asma en cinco países de América Latina no cumplen con los estándares internacionales. En las zonas urbanas existe mayor prevalencia de asma, las mujeres son más propensas a padecer asma que los hombres, así como las personas con obesidad tienen un riesgo más elevado.

En el aspecto socioeconómico, los adultos con menor ingreso tienen mayor incidencia, probablemente por tener mayor exposición a alérgenos dentro del hogar. Todos estos grupos, también son más propensos a tener un control insuficiente de la enfermedad respiratoria, incluyendo errores en la medicación, falta de control periódico y adherencia al tratamiento.

Los pacientes con asma no controlada presentan más crisis, admisiones hospitalarias y atención médica de emergencia.

Según datos del Ministerio de Salud al 2016, en Panamá más de 30 mil personas viven con asma. En el istmo la tasa de incidencia promedio de la enfermedad es mayor en hombres (841 por cada 100 mil), mientras que 648 de cada 100 mil mujeres la padecen.

“El asma es una problemática y debe ser una prioridad de salud pública. Cuando no se maneja adecuadamente, puede implicar un aumento significativo de los costos al sistema de salud y la disminución de la calidad de vida de las personas que lo padecen” explica la neumóloga y experta de GSK para América Latina, Valentina Di Boscio.

Factores de riesgo de esta enfermedad respiratoria

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los principales factores de riesgo son:

  • Combinación de una predisposición genética con la exposición ambiental.
  • Sustancias y partículas inhaladas que pueden provocar reacciones alérgicas o irritar las vías respiratorias, tales como ácaros.
  • La contaminación del aire o caspa de los animales de compañía, polen o moho.
  • Humo del tabaco
  • Irritantes químicos en el lugar de trabajo.
  • El aire frío.
  • Emociones fuertes (miedo, ira) o el ejercicio físico.

Cabe mencionar que los medicamentos como la aspirina y otros anti-inflamatorios no esteroideos o los betabloqueantes podrían aumentar el riesgo de presentar enfermedades respiratorias crónicas como el asma.

¿Cómo controlar el asma?

Pese a tratarse de una enfermedad que no tiene cura, el asma se puede controlar con un tratamiento adecuado y evitando los factores de riesgo.

Para el control y evitar la progresión del asma, se recomienda:

  • Uso de corticosteroides inhalados, los cuales reducen la inflamación y sensibilidad a los alérgenos y desencadenantes.
  • Uso de broncodilatadores, cuya función es abrir las vías áreas.
  • Cumplimiento de terapia por parte del paciente, aún si siente ya un alivio.

“Por tratarse de una enfermedad crónica, el tratamiento del asma debe ser a largo plazo. Con un manejo adecuado de la enfermedad, educación del paciente y acceso oportuno al tratamiento, una persona con asma puede llevar una vida plena y activa.”Dra. Di Boscio.

+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Comparte

Deja una respuesta

Artículos relacionados...

Más para explorar...

Lo más destacado Noticias Positivas