Buscar
Generic filters
Escucha la noticia completa.

Conexión, vergüenza y vulnerabilidad

Tiempo de lectura: 3 minutos

Índice de Contenido
Comparte
Historias

Entradas destacadas...

¿Sin tiempo para leer? Escucha la noticia completa.
La vulnerabilidad son sentimientos universales sin embargo, los rechazamos, porque los asociamos con emociones oscuras.

La vulnerabilidad es un sentimiento universal, ya que todos la experimentamos, sin embargo, la rechazamos, porque la asociamos con emociones oscuras.

vulnerabilidad

Aunque la vergüenza y la vulnerabilidad son sentimientos universales, ya que todos los experimentamos, sin embargo, los rechazamos, porque los asociamos con emociones oscuras como el miedo, dolor, tristeza, y ni los queremos discutir, aunque ellos afectan profundamente la manera como vivimos, amamos y trabajamos. 

La Dra. Brene Brown, PhD, Socióloga de la Universidad de Huston, ha concretado los resultados de sus investigaciones de más de 10 años, en su libro:”Frágil. El poder de la vulnerabilidad” Ella se refiere a la conexión, como la habilidad de sentirnos conectados, ya que neurobiológicamente estamos construidos para la conexión. Es la única razón por la que estamos aquí, es lo que le da propósito y significado a nuestra vida.  Sin embargo, si esto es así, entonces: ¿qué es lo que impide la conexión? 

La Dra. Brown dice que allí interviene la vergüenza, que  la define como el miedo a la desconexión. Miedo a que haya algo en mi, que los demás puedan ver y que justamente me impide la conexión.  Paradójicamente,  para poder sentirnos conectados, necesitamos dejarnos ver y  las investigaciones de la Dra. Brown confirman que debajo de la vergüenza está la vulnerabilidad.

Debajo de la vergüenza está la vulnerabilidad.

Para ello evaluó miles de personas, a través de sus historias personales, entrevistas y grupos focales durante más de 6 años, logrando separar dos grupos: aquellas que se sentían valoradas y tenían un fuerte sentido de pertenecer y  ser amadas, y el segundo grupo integrado por personas que luchaban fuertemente por ser amadas y siempre se preguntaban si eran suficientemente buenas.

Lo que separaba  a los dos grupos era que el primero realmente creía que eran merecedores de ser amados y reconocidos.  A partir de allí  se dedicó exclusivamente a estudiar este grupo, para evaluar que tenían en común estas personas que se sentían aceptadas y queridas. La Dra. Brown descubrió que estas personas cuando narraban su historia personal lo hacían con entrega y devoción, y tenían el coraje de mostrarse imperfectas, expresaban compasión y eran amables con ellas mismas y sus semejantes. Finalmente, y muy importante tenían un alto sentido de conexión ya que eran auténticas y querían ser ellas mismas. 

Principalmente todas abrazaban la vulnerabilidad, ya que aquello que las hacía más vulnerables, también las hacía más hermosas. Es cierto que no era confortable, pero tampoco era terrible, simplemente necesario. Estaban prestos a decir primero te quiero y a invertir en una relación aunque no tuvieran garantías de que iba a funcionar. 

vulnerabilidad

La Dra. Brown concluye  con varias recomendaciones básicas para manejar de una forma sana nuestra vulnerabilidad, que nos puede  avergonzar  y hacernos sentir desconectados. Lo primero es que debemos dejarnos ver, mostrarnos tal y como somos, amar con toda el alma, cada  vez que podamos,  aunque no haya garantías de que funcionará, expresar gratitud y alegría por las cosas que tenemos cada día, aún aquellas que parecen no ser tan buenas, porque  cuando nos sentimos vulnerables, es que estamos vivos. Sentir es ser vulnerable. 

Creer que la vulnerabilidad es debilidad es creer que sentir es debilidad. Cerrar nuestra vida emocional por miedo a que el costo sea muy alto es dejar atrás la única cosa que da sentido y propósito a nuestra vida. La vulnerabilidad es el lugar del nacimiento del amor, de la alegría, del pertenecer, del coraje, de  la empatía y la creatividad. 

Cuando comencé a transitar hacia la Psiconeuroinmunología, hace 25 años, me sentí totalmente vulnerable. Colocar nuevas ideas en la palestra sin ninguna seguridad de que iban a ser bien aceptadas me daba miedo. Gracias a mi persistencia, allí descubrí  mi don y  un nuevo sentido para mi vida, que me ha proporcionado inmensas alegrías. Nunca me he arrepentido. Les recomiendo vivamente leer el libro de la Dra. Brown.

+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Comparte

Deja una respuesta

Artículos relacionados...

Más para explorar...

Lo más destacado Noticias Positivas