Buscar
Generic filters
Escucha la noticia completa.

¿Irías en zapatos deportivos a tu primera cita?

Tiempo de lectura: 7 minutos

Índice de Contenido
Comparte
Historias

Entradas destacadas...

¿Sin tiempo para leer? Escucha la noticia completa.
¿Te atreverías a ir a tu oficina vistiendo zapatos deportivos o en tu primera cita, incluso para celebrar tu cumpleaños o para una boda?

¿Te atreverías a ir a tu oficina vistiendo zapatos deportivos o en tu primera cita, incluso para celebrar tu cumpleaños o para una boda?

Resulta que si eres hombre o mujer puede haber respuestas contrarias, pero la respuesta siempre está asociada al mismo recurso de selección en nuestro cerebro y es nuestra emoción .

Y podrá decir, que existen códigos de vestimenta, ya completamente derrumbados por códigos auténticos en los que queda demostrando que la elegancia permite combinar un gran elegante Chanel con unos cómodos Adidas. Un traje Hugo Boss con unos converse e incluso un taller formal de trabajo con unas cómodas ballerinas o botines Reebok o Skechers.

No lo digo yo que perfectamente lo usó en charlas, sin que desentone en la actividad, sino muchas asesoras fashionistas y de estilo certificadas, sin caer en códigos acartonados de moda.

Hay novias que lucen sus zapatos deportivos felizmente combinados con su gran traje ese gran día. Y aunque a muchas personas les cause impacto el choque con lo “tradicionalmente” aprendido. Debemos recordar un elemento importante y condicionador de nuestra realidad: las emociones.

Pues somos humanos, tenemos la capacidad de análisis y lógica para tomar decisiones, sólo que esa capacidad está vinculada a los patrones del “deber ser” y si algo sale de un patrón nos sentimos de una o determinada forma: culpables, atrevidos, sexis, exitosos, saludables y pare usted de contar.

O quien no ha sentido que cuida más su salud si toma una bebida “sin azúcar” o las mujeres que automáticamente al subirse en tacones les entra una sensación de sensualidad que viene con los zapatos. O las personas que corren con una faja y se sienten más delgados. Todo esto se explica con el filtro de nuestro análisis y nuestras emociones asociadas.

Primero que nada entendamos que las emociones son reacciones que representan cómo nos adaptamos a estímulos externos cuando percibimos cosas, personas, situaciones o recuerdos importantes.

Es decir, la emoción se da como respuesta a algo que hemos clasificado cómo importante. Y fijemos bien la atención en que lo importante para nosotros no siempre es importante para el resto del mundo; por eso muchas veces las respuestas pueden ser exageradas.

Importancia de esas Respuestas Exageradas

Entonces, porque tendría que ser importante la Inteligencia emocional, porque nos permite relacionarnos con todos sin menospreciar su interpretación personal.

zapatos deportivos

Cuando tu hijo grita desesperadamente porque su hermano le quito su juguete, qué dinámica sucede, el hijo mayor está llamando la atención de su hermanito de una manera no tan asertiva y el hijo menor se siente lesionado en su derecho de propiedad. Le quitaron algo importante que es suyo.

¿Qué podríamos hacer para mejorar la Inteligencia Emocional?

Primero que nada entender los pilares de la  inteligencia emocional, aquí los comparto de manera sencilla:

1. Autoconocimiento emocional (o autoconciencia emocional).

Es decir, el conocimiento de nuestros propios sentimientos y emociones y cómo nos influyen. Es importante reconocer la manera en que nuestro estado anímico afecta a nuestro comportamiento, cuáles son nuestras capacidades y cuáles son nuestros puntos débiles. Mucha gente se sorprende de lo poco que se conocen a ellos mismos.    En este caso, reconocer la molestia e incomodidad que se siente ante el hecho de no saber que hacer, o de no aceptar la actitud del hermano mayor que no se esperaba o no se considera “correcta”. Esa molestia interna e incluso sensación de culpa o falla de no saber que hacer porque no hay un manual que detalle exactamente la reacción “correcta” ante tal o cual situación.   Reconocer que te molesta, respirar y saber que hay diferentes opciones inmediatas, de las cuales se puede escoger la que tenga menos consecuencias negativas para todos. Es tener autoconciencia emocional en ese caso.

2. Autocontrol emocional (o autorregulación).

Nos permite reflexionar y dominar nuestros sentimientos o emociones, para no dejarnos llevar por ellos ciegamente. Consiste en saber detectar las dinámicas emocionales, saber cuáles son efímeras y cuáles son duraderas, así como en ser conscientes de qué aspectos de una emoción podemos aprovechar y de qué manera podemos relacionarnos con el entorno para restarle poder a otra que nos daña más de lo que nos beneficia.  

Buena parte de la regulación de las emociones consiste en saber gestionar nuestro foco de atención, de manera que no se vuelva contra nosotros y nos sabotee, Por ello en este caso, hay que saber que la capacidad de autocontrol está muy ligada a la habilidad de encontrar narrativas que nos permitan priorizar objetivos a largo plazo. No explotar y decir lo primero, sino comunicar lo que quieres construir realmente en un futuro. Así que en este caso cómo quieres que tus hijos resuelvan las diferencias o la necesidad de atención sanamente.

3. Automotivación. 

Relacionado con mantener nuestra atención en las metas en vez de en los obstáculos. En este factor es imprescindible cierto grado de optimismo e iniciativa, de modo que tenemos que valorar el ser proactivos y actuar con tesón y de forma positiva ante los imprevistos.   Para este caso mantén claramente visualizada, la característica que quieres hacer sentir a los demás con tu participación en sus vidas. Eso que tú brindarás de manera auténtica a tus afectos cercanos. Imagina un tatuaje en tu muñeca izquierda con esa característica  y recuérdala siempre en situaciones retadoras.  

4. Reconocimiento de emociones en los demás (o empatía). 

Las relaciones interpersonales se fundamentan en la correcta interpretación de las señales que los demás expresan de forma inconsciente, y que a menudo emiten de forma no verbal.   Entender las emociones de tus hijos con su lenguaje físico, permitirá establecer vínculos más estrechos y duraderos. Aplicarlo no sólo con nuestros hijos sino con todos los que nos relacionamos permite mantener gran fluidez en nuestras relaciones. En este caso, verifica el lenguaje que transmiten, ataque, violencia, fastidio…   Recuerda las personas empáticas, tienen mayor inteligencia emocional.  

5. Relaciones interpersonales (o habilidades sociales). 

zapatos deportivos

Una buena relación con los demás es una fuente imprescindible para nuestra felicidad personal e incluso, en muchos casos, para un buen desempeño laboral.   Esto implica relacionarnos con quienes son más afines a nosotros y tener la capacidad de relacionarnos con personas que en principio no nos agradan o parecieran no tener intereses comunes con nosotros.   Encontrar el acercamiento con la situación de desagrado, pensando las causas que originó el comportamiento o situación, nos permite comprender el mundo del otro y no quedarnos solamente en cómo nos hicieron sentir.

Al final a padres y docentes les desagrada mucho el comportamiento “que no esperan” porque no saben cómo abordarlo para el caso de la crianza y la educación. Sin embargo sucede igual cuando nos relacionamos con nuestra pareja, amigos y familiares.

Entonces si ya sabes que es importante, cuáles son sus pilares y cómo reaccionar de manera general, ¿qué podemos hacer para mejorar este relacionamiento exitoso? Así cómo cuando vas al médico de manera curativa o preventiva para atender alguna situación de tu cuerpo.

O en una materia, cuando un profesor quiere iniciar a dar contenido o específico y quiere saber la base de conocimiento previo de los estudiantes, se toma como medida de nivelación un examen diagnóstico.

El uso de las zapatos deportivos dependerá de las emociones involucradas.

En el caso de la Inteligencia Emocional es la misma ruta, en este caso es para mejorar el comportamiento y nuestras relaciones, partiendo de un diagnóstico podemos saber el punto de partida o esos elementos más desarrollados a través de la medición del Coeficiente Emocional, el cual permite saber que tan exagerado somos, que tan empático estamos siendo, si no estamos conectando con nuestro entorno, sino con nuestras propias necesidades, si nos sentimos independientes del “que dirán” o si nuestra autoestima o confianza es saludable para nuestras relaciones.

Siempre hemos oído decir que el Cociente intelectual(IQ) es un buen indicador para saber si una persona será exitosa en la vida. La puntuación del test de inteligencia, decían, podría establecer una relación fuerte con el desempeño académico y el éxito profesional. Esto no es en sí incorrecto, pero nos ofrece una imagen sesgada e incompleta de la realidad.

De hecho, los investigadores y las corporaciones empezaron a detectar hace unas décadas que las capacidades y habilidades necesarias para tener éxito en la vida eran otras que iban más allá del uso de la lógica y la racionalidad, y éstas capacidades no eran evaluables mediante ningún test de inteligencia.

Eran evaluadas a través del Test de Coeficiente Emocional, incluso algunas empresas nos han contratado para medir el Coeficiente de sus líderes y gerentes, para identificar las correcciones que deben realizar en algunos equipos de trabajo, a través de capacitaciones específicas para mejorar el comportamiento e interrelación.

A fin de cuentas un mal relacionamiento, implica pérdida de tiempo, dinero; sin contar con las huellas emocionales que construyen muros en la comunicación de las personas.

Por ello como padres y docentes es sumamente importante si queremos que los conceptos que damos a los niños en la crianza y educación, sean utilizados para construir grandes relaciones y logro de objetivos.

Y que tiene que ver todo esto con los zapatos deportivos, pues que no es un secreto para nadie que asociamos “comodidad” cada vez que usamos zapatos deportivos, si vas a caminar mucho, si quieres ir al super o en tus domingos de descanso normalmente vistes unos zapatos deportivos sin poses y te sientes con mayor libertad.

Los sentimientos y emociones asociados a los zapatos deportivos tienen una emocionalidad asociada, porque así lo percibimos y nuestra lógica lo confirma al utilizarlos.

¿Por qué crees que hay personas que pueden vestir zapatos incómodos en su oufit algunas veces (o todos los días)? Simplemente porque están programados con un “deber ser” en determinados momentos y situaciones y no con su verdadero SER. Con lo que lo hace sentir libre y auténtico.

Si te hace feliz, cómodo y productivo lucir de determinada manera y lo disfrutas aunque sea un estándar está bien, pero si no te gusta entonces incondicionalmente se crea un rechazo a ese atuendo e incluso a esa situación y acción. Allí está la relación, tu emoción es una respuesta a lo que percibes como bien o mal.

Por ello ser inteligente emocionalmente es llevarnos bien con lo que pensamos de nosotros, del mundo y de los demás y si nos afecta o crea reacción, la mejor gestión emocional que podemos hacer es identificar que nos está causando la incomodidad y cómo podemos llevar nuestro pensamiento más allá de lo aprendido para incorporarlo a nuestra realidad, se trata de crecer y ampliar el pensamiento. Por ello somos humanos y tenemos muchas experiencias que sentir y contar.

Por cierto eres del team deportivos, formal o mixto! Ya ha usado traje formal con deportivos, es una idea loca para ti.

Te dejo la reflexión y me despido, ¡hasta la siguiente habilidad!

+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Comparte

Deja una respuesta

Artículos relacionados...

Más para explorar...

Lo más destacado Noticias Positivas