Tras una prolongada sequía, Costa Rica vive un milagro verde

¿Sin tiempo para leer? Escucha la noticia completa.
Temas principales

Costa Rica ha llegado a producir hasta el 99% de su electricidad anual con fuentes renovables, pero la crisis climática y el interés en la energía fósil amenazan con crear una inflexión.

Costa Rica

Pocos países del mundo pueden presumir de tener una matriz energética potenciada casi en su totalidad con fuentes renovables, y solo uno de ellos es una pequeña economía centroamericana.

Costa Rica ha llegado a tener hasta un 99% de su electricidad anual generada con energía limpia. Como Islandia, Noruega y Nueva Zelanda, destaca como territorio innovador en este ámbito, con la diferencia de que no es un país rico ni desarrollado.

El caso de Costa Rica muestra cómo décadas de políticas públicas con un objetivo claro pueden reducir la dependencia de los combustibles fósiles y dar autonomía energética. No obstante, el cambio climático y el interés gubernamental en los combustibles fósiles han llevado a los centroamericanos a un punto de inflexión.

Según el Centro Nacional de Control de Electricidad, Costa Rica pasó de generar un 99% de energía renovable en 2021 a un 98% en 2022 y se estima que entre un 92% y un 95% en 2023. Esta disminución puede deberse a la sequía, pues un 67% de la energía renovable del país se genera de plantas hidroeléctricas (el resto se divide entre energía geotérmica, de biomasa, eólica y solar).

Costa Rica
Parque Eólico Los Santos, al sur de la provincia de San José. Fuente: Coopesantos.

La sequía, en un país cuya temporada lluviosa se extiende durante aproximadamente ocho meses, obligó a recurrir a combustibles fósiles para poner en marcha las plantas térmicas.

“El año ha sido de los más complicados en las últimas décadas. Tuvimos, por ejemplo, el septiembre más seco de los registros históricos y tuvimos un mayo y un julio igualmente con récord de temperatura. La demanda, además, creció sobre el 5%”.

explica Roberto Quirós, gerente de electricidad del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), la empresa estatal de servicios eléctricos y de telecomunicaciones.
Costa Rica
Vista del parque Eólico Los Santos, al sur de la provincia de San José (Costa Rica). Fuente: Coopesantos.

Anteriormente, Costa Rica no solo potenciaba hogares y negocios con energía limpia, sino que también gozaba de una independencia energética que le permitía mantener tarifas con valores relativamente estables y que no se veían afectadas por fenómenos geopolíticos globales, como sucedió con el aumento en el precio de la energía a raíz de la guerra en Ucrania en naciones dependientes de los hidrocarburos.

El milagro verde

El caso de éxito de Costa Rica con las energías renovables tiene sus orígenes en el siglo XIX. En 1884, la capital, San José, se convirtió en la tercera ciudad electrificada del mundo, después de Nueva York y París. La generación energética en aquel entonces se debía a la gestión privada de hidroeléctricas; ello, hasta después de la guerra civil de 1948, cuando pasó a ser responsabilidad estatal a través del ICE.

Fue iniciativa del ICE la implementación de otras forma de energía como consecuencia del aumento de la población y sus demandas energéticas. Así comenzaron a incorporarse plantas privadas mediante concesiones a empresas cooperativas, particularmente dedicadas a explotar energía eólica. El servicio energético basado en energías renovables permite una estabilidad tarifaria que difícilmente se lograría con energía potenciada por hidrocarburos. 

Costa Rica

“[Los precios de la energía en Costa Rica] son ahora más baratos que en Europa, Estados Unidos o el resto de Centroamérica”.

señala Erick Rojas, vicepresidente de la Cámara de Empresas de Distribución de Energía y Telecomunicaciones (Cedet).

La temida inflexión

Las consecuencias del cambio climático han llevado a las autoridades a replantear su estrategia energética y dirigir un enfoque más flexible hacia los combustibles fósiles, llevando al país en la dirección contraria a la que la convirtió en referente mundial en la lucha medioambiental. El actual presidente, Rodrigo Chaves, ha manifestado su interés en explorar las reservas de gas natural en el país, implicando una eventual explotación de petróleo y gas natural.

Costa Rica
Parque Eólico Los Santos, al sur de la provincia de San José (Costa Rica). Fuente: Coopesantos.

“En la mente de la mayoría de los ministros de energía de este planeta solo existe el petróleo, nunca vamos a alcanzar los Acuerdos de París si tenemos gobiernos ricos que tienen un ministro de energía pensando que el petróleo es la manera de salir de la crisis. Lo que tenemos que hacer es permitir que el ciudadano pueda generar su propia electricidad con paneles solares. Este es un futuro, el autoconsumo, no lo que está pasando hoy”.

critica Carlos Rodríguez, dos veces ministro de Ambiente y Energía y ahora presidente ejecutivo del Fondo Mundial para el Medio Ambiente.

A la preocupación de Rodríguez se suma la de Andrea Meza, también ex ministra de Ambiente y Energía y ahora Secretaria Ejecutiva Adjunta de la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación, quien considera la sequía vino a evidenciar la necesidad del país de una matriz diversificada. El gerente de electricidad del ICE propone encontrar un equilibrio para evitar simplificar una situación compleja a la par que delicada.

SunPower

“No podemos sobreinstalar paneles solares porque finalmente eso se traduce en las tarifas. La hidroeléctrica es muy buena en años en que tenemos mucha agua, la solar es muy buena en algunos momentos, entonces con estos y otros elementos tenemos que buscar la satisfacción de la demanda nacional”.

afirma Quirós.

La necesidad de diversificar las fuentes de energía como medida urgente es una posición casi unánime que debería enriquecerse tomando en cuenta otros ámbitos en los que Costa Rica está muy rezagada, como el transporte, por ejemplo.

Costa Rica

El aumento de vehículos de combustión, la sequía, la dependencia de la hidroelectricidad y la flexibilización hacia la explotación de gas natural, son desafíos para un país que lleva años ondeando la bandera del ecologismo gracias, entre otras cosas, a su capacidad de realizar grandes cambios en tiempos de crisis.

Si Costa Rica quiere mantener su liderazgo ambiental, deberá poner a prueba de nuevo su capacidad de transformación.

Colaboración de Armando Quesada Webb para el diario El País.

FUENTE / IMÁGENES: El País.

IMÁGENES ADICIONALES: Pexels.

Califica este contenido 😁

Recibe nuestros Boletines Positivos en tu correo


Al dar clic en “SUSCRIBIRME” acepto las Políticas de Privacidad de Impacto Positivo

Deja una respuesta

También puede interesarte
4 consejos para mejorar tu microbiota intestinal
Cali es elegida como sede de la COP 16
Viviendo en un mundo de pájaros: una apreciación de nuestro sentido estético
Descubre el Poder Transformador de PAFF 2024: El Epicentro del Deporte y...
Catherine Wu, el cerebro detrás de las vacunas que podrían curar el...

¡Únete a la comunidad!

Recibe nuestras noticias más positivas directo en tu correo.


Ir al contenido