Buscar
Generic filters
Escucha la noticia completa.

Carreteras de mascarillas recicladas: el camino a la sostenibilidad

Tiempo de lectura: 3 minutos

Índice de Contenido
Comparte
Historias

Entradas destacadas...

¿Sin tiempo para leer? Escucha la noticia completa.
Con esta iniciativa, los científicos del Royal Melbourne Institute of Technology (RMIT), adscrito a la Universidad de Melbourne, se han convertido en pioneros en la elaboración de un nuevo material de construcción a partir del reciclaje de mascarillas de un solo uso.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Melbourne, en Australia, ha desarrollado un nuevo material reciclado para la construcción de carreteras en el que se han usado mascarillas faciales.

El componente resultante cumple con todos los estándares de calidad y ha superado los controles necesarios para ser utilizado por la ingeniería civil, indica el estudio publicado por la revista ‘Science of the Total Environment’.

Con esta iniciativa, los científicos del Royal Melbourne Institute of Technology (RMIT), adscrito a la Universidad de Melbourne, se han convertido en pioneros en la elaboración de un nuevo material de construcción a partir del reciclaje de mascarillas de un solo uso. Anteriormente ya consiguieron utilizar otro tipo de desechos, como colillas de cigarrillos, neumáticos reciclados y residuos de la construcción, para construir carreteras.

Carreteras de mascarillas recicladas
Material obtenido para la construcción de carreteras a partir de mascarillas faciales 
 Royal Melbourne Institute of Technology

Carreteras de mascarillas recicladas
Para la construcción de una carretera de dos carriles y casi un kilómetro de longitud se necesitan 3 millones de masacrillas según los investigadores 
 CC Search

“La pandemia no solo ha creado una crisis sanitaria y económica a nivel mundial, sino que también ha tenido efectos dramáticos sobre el medio ambiente”, afirma Jie Li, el jefe del equipo de investigación. “Si podemos llevar el pensamiento de la economía circular a este enorme problema que supone la generación de residuos, podemos desarrollar las soluciones inteligentes y sostenibles que necesitamos”, añade Li, cuyo equipo centra sus estudios sobre asuntos relacionados con el reciclaje y la reutilización de materiales.

Para llevar a cabo el experimento, los investigadores mezclaron mascarillas faciales de un solo uso trituradas y escombros de construcción procesados. Este último material, conocido como agregado de hormigón reciclado (RCA), ya se usa habitualmente como capa base para la construcción de carreteras. Los científicos comprobaron como solo añadiendo un 1% de partículas de plástico triturado al RCA, es decir, mascarillas faciales, el material resultante conseguía mayor rigidez y resistencia.

Con el resultado de la mezcla de tres millones de mascarillas que obtuvo el equipo de Jie Li se podría pavimentar una carretera de dos carriles de aproximadamente 1 kilómetro de longitud. Serían necesarias unos tres millones de mascarillas. Esta cantidad equivale a 93 toneladas de residuos que se librarían de ir al vertedero o de ser incineradas. Las mascarillas recicladas se utilizan únicamente para construir la capa base de la carreta precisa el estudio.

Para la realización del estudio se utilizaron mascarillas quirúrgicas no utilizadas.

El siguiente paso -afirman los investigadores- consiste en tomar protectores faciales usados que deberán ser desinfectados previamente antes de incorporarlos a la mezcla.

Carreteras de mascarillas recicladas
Los investigadores mezclaron un material denominado RCA (derecha) y mascarillas trituradas (izquierda).
 Royal Melbourne Institute of Technology

La utilización de mascarillas usadas para construir carreteras podría contribuir a frenar su impacto medioambiental. Al igual que los plásticos y otros materiales no biodegradables, las mascarillas no reciclables pueden permanecer más de 400 años sin descomponerse, lo que supone un grave peligro medioambiental.

Cada día millones de mascarillas de un solo uso son desechadas en cualquier parte del mundo con el peligro de que acaben en el mar. Solo en 2020, 1.560 millones de esos protectores sanitarios acabaron en los océanos, de acuerdo con la organización ecologista OceanAsia, que tiene su sede en Hong-Kong.

“Esperamos que esta iniciativa abra la puerta a nuevas investigaciones para trabajar en las formas de gestionar los riesgos para la salud y la seguridad a escala mundial. Asimismo, queremos comprobar si otros tipos de EPI (equipos de protección personal) también serían adecuados para el reciclaje”, apunta Mohammad Saberian, miembro del equipo de investigación de la Universidad de Melbourne.

Fuente: La Vanguardia

+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Comparte

Deja una respuesta

Artículos relacionados...

Más para explorar...

Lo más destacado Noticias Positivas