Buscar
Generic filters
Escucha la noticia completa.

El consumo es nuestra forma de vida: ¿habrá nueva normalidad?

Tiempo de lectura: 4 minutos

Índice de Contenido
Comparte
Historias

Entradas destacadas...

¿Sin tiempo para leer? Escucha la noticia completa.

Por muchos años, el consumo ha sido parte de nuestra forma de vida, comprar objetos materiales es una forma de decirle al mundo que tan exitoso eres.

Por muchos años, el consumo ha sido parte de nuestra forma de vida, comprar objetos materiales es una forma de decirle al mundo que tan exitoso eres, porque para muchas personas, es sinónimo de estatus, tienes cierto “ranking” en la sociedad dependiendo del carro que manejes, o la marca de zapatos con la que camines, pero ¿Te has preguntado donde nació este fenómeno?

Cualquier persona de no más de 50 años, conoce el consumo como una forma de satisfacer ciertos deseos, desde pequeños nos cuentan que si tenemos suficiente dinero podremos comprar todo lo que queramos, un buen carro, una casa, ropa de buena calidad, etc. Pero como todos los temas, debemos ser curiosos y entender de donde viene para que podamos forjar nuestra propia opinión.

Antes de asociar esto con éxito, hablemos de historia. Resulta que ese concepto que conocemos hoy como “consumismo” tuvo auge entre 1950-1960 como una consecuencia de la II Guerra Mundial.

consumo-guerra

Durante la guerra, la economía se vio sumamente comprometida, no había acceso a productos, ni presupuesto para marketing y surgió el concepto de “el nuevo mundo” que intentaba vender la idea de que, al salir de la guerra, las personas podrían tener todo lo que quisieran.

Y en parte, así fue, al finalizar la guerra, Europa y la Unión Soviética estaban viviendo entre ruinas, y en Estados Unidos, las familias tenían cierta bonanza, por lo que se ridiculizó un poco la forma de vida americana, lo que llevó a este país a enfocar y vender el consumismo como una idea de libertad y de hecho, en 1953 después de la muerte de Stalin, la unión Soviética incorporó concesiones a marcas o productos americanos.

Y fue así como a nivel mundial se adoptó el concepto de consumo como una idea aspiracional, después de años de ruina y muertes, generaba una increíble satisfacción poder comprar electrodomésticos de ultimo modelo, que automatizaran tu vida, y sobre todo, tener el poder adquisitivo para comprar, era definitivamente motivo de orgullo.

Entonces, eso fue lo que el mundo necesito en los 70’s, ¿Sabemos lo que el mundo necesita hoy?

La época post guerra necesitó al consumismo para recuperar la economía, para dar esperanza y para vender la libertad, entonces hoy, cuando la ciencia ha demostrado que se necesita cambiar la forma en la que consumimos, ¿Realmente se está haciendo todo lo necesario?

Y con esta pregunta me voy a apegar a los hechos, es un hecho que muchas empresas tienen esfuerzos por reducir sus emisiones y migrar a procesos más ecológicos. Es un hecho que los gobiernos se comprometieron a trabajar por los Objetivos del Desarrollo Sostenible, pero ¿Se está poniendo el esfuerzo que se requiere para influir en la mente del consumidor y eliminar el paradigma social de que consumir es igual a tener éxito?

Cambiar un pensamiento con el que hemos crecido, es el reto de todas las empresas y gobiernos que tengan un compromiso con la sostenibilidad, hoy, seguimos valorando cantidad en lugar de calidad, valoramos una empresa con productos “económicos” donde la economía se le cobra a la persona que lo fabricó a través de bajos sueldos y condiciones de trabajo míseras y no al consumidor, y seguimos sin ver el valor de los productos ecológicos. Debemos cambiar, y debemos ser lo que el mundo necesita.

¿Consumo en la “nueva normalidad”?

Y como les conté anteriormente, no es la primera vez que vivimos una promesa de que todo estará bien, de que volveremos a ser felices. Y si, seguramente volveremos a ser felices, pero ¿qué es lo que nos traerá felicidad en la nueva normalidad?

consumo-compra

Seguramente has leído esto en muchos artículos, pero lo voy a volver a decir: “las empresas no fabrican un producto que el mercado no quiere”.

Entonces, en este momento, en el que todas las empresas, sin importar su tamaño, se están viendo obligadas a reinventarse, nosotros los consumidores, estamos escribiendo un libro nuevo de demandas. Tenemos hoy más que nunca, el poder de exigirle a las empresas que fabriquen productos realmente conscientes, que se detenga la obsolescencia programada (los productos se diseñan para dañarse en un corto tiempo y hacernos adquirir uno nuevo) y que los productos cumplan con la necesidad ambiental. El libro esta en blanco, y dependerá de nosotros, el curso de muchas empresas.

Si decidimos que la promesa de la nueva normalidad está llena de artículos prácticamente desechables, ropa de temporada o accesorios que solo nos pondremos una vez, tengamos por seguro que las empresas los producirán. Pero si decidimos que queremos comprar artículos de calidad, que nos duren, que provengan de un proceso circular en el que muchos de los residuos generados en su cadena de producción fueron reutilizados, o que podrá ser utilizado luego de que terminemos de disfrutarlo, entonces le daremos un reto a las empresas, las obligaremos a cambiar.

consumo-viajes

La historia debe enseñarnos, y debemos estar dispuestos a aprender de ella. Tenemos el poder para replantear el significado del éxito y alejarlo de las riquezas materiales, para convertir la nueva normalidad en una que realmente funcione, en una normalidad que sume, que genere impacto positivo al planeta, que ayude a eliminar la pobreza, a mejorar las condiciones de millones de personas que hoy, siguen viviendo prácticamente en guerra. Debemos escribir una nueva historia, y que, en 50 años, cuando se hable de la época post Covid-19, los escritores digan, hicieron lo que era necesario.

+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Comparte

Deja una respuesta

Artículos relacionados...

Más para explorar...

Lo más destacado Noticias Positivas