Buscar
Generic filters
Escucha la noticia completa.

7 Señales que te indicarán si debes dejar tu negocio o emprendimiento

Tiempo de lectura: 4 minutos

Índice de Contenido
Comparte
Historias

Entradas destacadas...

¿Sin tiempo para leer? Escucha la noticia completa.
No dejes pasar las señales que te indicarán si vas por buen camino o no en tu negocio o emprendimiento.

No dejes pasar las señales que te indicarán si vas por buen camino o no en tu negocio o emprendimiento.

Tras todos estos meses de pandemia mundial, ¿te has sentado a analizar si debes o no continuar con tu negocio o emprendimiento? Hoy te traemos algunas señales que te indicarán más claramente si debes dejar o replantear tu negocio de cara al futuro. 

Lógicamente cuando iniciamos un negocio, estamos emocionados, llenos de esperanzas y confiados en que todo va a salir bien, a pesar del miedo a lo desconocido. Lo más probable, es que el escenario de tener que dejar o replantear tu negocio, nunca haya pasado por tu cabeza. Pero ¿qué hacer cuando no se están cumpliendo las expectativas?

No dejes pasar las señales

Lo primero es analizar con cabeza fría la situación actual, para esto hoy te traemos las 7 principales señales de que algo no va tan bien.

Independientemente de cuál haya sido tu caso, te comparto cuáles de esas señales son claves para tomar la decisión de salir/cerrar un negocio o replantearlo:

señales
  1. El ingreso que percibes con el salario de tu negocio no te ayuda a cubrir tus gastos personales básicos: esta es uno de los principales problemas que presentan los emprendedores, ya que no se fijan un salario como parte de los requerimientos del negocio. Esto trae como consecuencia que se ejerce una presión excesiva sobre éste y sus resultados porque su creador/a no logra sustentarse, a pesar de todo el esfuerzo que realiza en la empresa, y que trabaja sin descanso.
  2. La dinámica de trabajo entre los socios, si los tuvieras, no es saludable: otro de los problemas comunes son las discusiones y la falta de claridad sobre el futuro del negocio entre los socios, que genera dolores de cabeza e insomnio constante. Si este es tu caso evalúa salir de ese negocio vendiendo tu participación o quedarte con todo comprando, si los números van bien.
  3. Te cuesta levantarte a diario para atender al negocio, si es tu función estar a cargo de la operación de éste, o inconscientemente eludes frecuentemente reuniones relacionadas al negocio.
  4. Cuando te refieres al negocio no sientes mariposas en el estómago ni te genera emociones positivas (alegrías, orgullo, pasión): esta es una clara señal de que debes darle un giro, finalmente tu estado anímico potencia o no la generación de ventas e ingresos en tu empresa, y si no estás bien este indicador va a ir en deterioro, así como tu pasión/ amor por el negocio irá disminuyendo.
  5. La tendencia de los ingresos va disminuyendo en forma consistente: claro está que para poder identificar esta última tendencia debemos tener una medición precisa del desempeño del negocio, sino la tienes te darás cuenta de la forma más dolorosa posible.
  6. Tengo socios pero no cuento con un acuerdo entre nosotros y mucho menos una estrategia de salida: busca asesoría legal para poder salir de la situación con el menor daño posible, pero definitivamente será un problema al momento de cerrar el negocio.
  7. Mi negocio no es saludable: ¿Qué quiero decir con esto?, te preguntaras. Independientemente de cuál sea tu caso, definitivamente nuestro negocio debe coexistir en balance ideal con todos los aspectos de nuestra vida, incluida la familia, los amigos y a su vez, con un alto grado de satisfacción personal.

Desde mi experiencia con emprendimientos propios, y con un negocio familiar que permaneció con nosotros por más de 20 años, estoy convencida que existen formas de definir y operar un negocio de tal forma que se convierta en una experiencia saludable para sus fundadores.

Por esta razón, estoy promoviendo la cultura de negocios basada en lograr establecer un balance entre la salud espiritual, mental y financiera. Te detallo en qué consiste cada una de estos componentes: 

señales
  • Un negocio es saludable espiritualmente si tiene un propósito de creación claramente definido, y si hace feliz a su dueño/a. Esto va de la mano con qué problema buscamos resolver con el producto o servicio que estamos ofreciendo. 
  • Un negocio es saludable mentalmente si su forma de operar está lejos de un caos y si no le genera estrés a su dueña. Por lo general, cuando esto sucede se pierden oportunidades de generar ingresos, clientes y de mejorar la propia operación. En este caso el emprendedor esta más en modo apagando incendios todo el día los 365 días del año. 
  • Un negocio es saludable financieramente si es rentable, auditable y se encuentra 100% controlado. De tal forma que le permite a su emprendedor/dueño tomar decisiones oportunas para potenciar o mejorar los resultados que estuviera obteniendo en un momento determinado. 

Solo cuando se logra el balance entre estos tres elementos es que podemos contar con las bases para tener un negocio saludable con alto potencial de ser exitoso y de permanecer en el tiempo.

Independientemente de cuál sea tu caso, cada negocio que creas es una experiencia invalorable, y si tuvieras que tomar la decisión de salir en algún momento de este bien sea por venta o cierre forzoso, serás cada vez un/a empresario/a más exitosa porque existe una alta probabilidad de que los errores del pasado no los vuelvas a cometer.

Seguramente tendrás otras experiencias y te equivocarás nuevamente pero cada vez serás aún más fuerte y exitosa.

“Si vas a cometer errores, que sean nuevos”

+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Comparte

Deja una respuesta

Artículos relacionados...

Más para explorar...

Lo más destacado Noticias Positivas