Buscar
Generic filters
Escucha la noticia completa.

¿Cómo manejar conversaciones difíciles?

Tiempo de lectura: 4 minutos

Índice de Contenido
Comparte
Historias

Entradas destacadas...

¿Sin tiempo para leer? Escucha la noticia completa.
conversaciones difíciles

¿Cuántas veces te has torturado con la pregunta: y ahora cómo se lo digo? Todos hemos estado en esa situación alguna vez, y es que manejar conversaciones difíciles, a veces, es todo un arte.

¿ Cómo se lo digo? El arte de las conversaciones difíciles fue el último libro que leí en el 2020 y me encantó. Su autor, Enrique Sacanell, desarrolló una guía práctica y genuina de cómo manejar esas conversaciones que nos inquietan, que generan emociones fuertes; la mayoría de ellas, desagradables. Por eso, quiero compartir en este artículo lo que para mí fue lo más significativo de esta obra.

conversaciones difíciles

Lo primero que me impactó es que el autor nos dice que no existe una conversación difícil por sí misma, sino conversaciones que nos resultan difíciles a cada uno de nosotros. Yo concuerdo con este planteamiento. Es decir, lo difícil, muchas veces, se lo ponemos nosotros. Y resultan difíciles porque generan incomodidad, fundamentalmente por el MIEDO:

  • Miedo a perder el control y hacer o decir algo de lo que luego podrías arrepentirte.
  • Miedo a la reacción emocional de la otra persona, que llore, que grite.
  • Miedo a generar dolor en la otra persona.
  • Miedo a lo que pueda pensar de mí, a que me considere una mala persona.
  • Miedo a que tome represalias.
  • Miedo a hacer el ridículo, a no saber manejarme en la conversación.

Dada su formación como coach ontológico, el autor hace preguntas que nos llevan a reflexionar y que te invito a responder:

¿Cómo te sitúas ante tus conversaciones difíciles?
¿Las pospones, incluso indefinidamente?
¿Las abordas de inmediato tratando de suavizar la situación?

Nunca vamos solos a este tipo de conversaciones. Siempre vamos con NUESTRAS HISTORIAS. Creemos que conocemos las intenciones del otro, cuando la verdad es que nunca las conocemos, solo las INVENTAMOS. Por lo tanto, comparte contigo mismo:

¿Cuáles historias te cuentas para no mantener esa conversación que debieras tener?
¿Qué es lo peor que te cuentas que podría ocurrir si mantienes esa conversación?

“Para afrontar con éxito una conversación difícil tenemos que comenzar cuestionándonos esas historias. No ignorarlas, ya que nos muestran riesgos que probablemente sean reales, pero poniéndolas en su contexto y tomando conciencia de que solo existen en nuestra imaginación”, tal y como señala Sacanell.

Las conversaciones marcan nuestra vida

Las que tuvimos y las que no tuvimos. Son la piedra angular de nuestra existencia. ¿Cuáles son tus conversaciones pendientes?

¿Cómo manejar conversaciones difíciles? 1

Pero no solo son importantes en nuestra vida personal, sino también en nuestros trabajos, emprendimientos y negocios. Si tienes duda de esto, te pregunto, ¿Cuál es la actividad básica que más veces realizas a lo largo del día en tu trabajo? Lo que más hacemos la mayoría de las personas en nuestro trabajo es conversar y según Rafael Echeverría:

Si queremos comprender una empresa debemos examinar las conversaciones que la constituyeron en el pasado y las que la constituyen en la actualidad.
La fortaleza de una empresa nos conducirá siempre a la fortaleza de sus conversaciones.
Sus debilidades se relacionan con las debilidades de sus conversaciones o con el hecho de que podrían faltar algunas conversaciones decisivas.

Revisando mis años de experiencia como empleado, y ahora como dueño de mi negocio, encuentro mucho sentido a estas palabras y hubiera sido una maravilla haberlas leído antes.

Sacanell también comparte el estudio realizado por Jack Senger y Folkman, sobre las competencias que diferencian a las personas cuyo liderazgo es mejor valorado por sus colaboradores agrupadas en cinco bloques: liderar el cambio, orientación a resultados, habilidades interpersonales, capacidades personales y carácter e indica que si lideras un equipo o pretendes liderarlo, es esencial que adquieras las habilidades necesarias para hacer frente de manera efectiva a diálogos complicados.

¿Por qué hay conversaciones difíciles?

¿Cómo manejar conversaciones difíciles? 2

Permíteme responder con un ejemplo sencillo: Imagínate que estás leyendo este artículo en voz alta y al mismo tiempo hay dos personas al lado tuyo leyendo cada una un texto diferente, también en voz alta. ¿Cómo sería la experiencia? ¿Cómo te sentirías? ¿Crees que entenderías algo?

Eso es lo que pasa con las conversaciones difíciles. Son situaciones en donde, según Sacanell, estás frente a cuatro conversaciones.

Conversación sobre las emociones.
Una conversación difícil es, ante todo, una conversación sobre las emociones. “Las emociones están detrás de una conversación difícil y tenemos que incluirlas en ella pero, si toman el mando de la conversación, es muy probable que el resultado confirme los peores presagios”.
“Las personas tenemos un detector de reproches de gran sensibilidad, en cuanto se activa se ponen en marcha todas nuestras defensas y pasamos al contraataque con facilidad.”

Conversación sobre lo que pasa.
Las conversaciones de lo que pasa, son sobre los “hechos”, lo que “realmente” pasó. Pero nadie tiene TODA la información; solo la que procesamos con nuestros sentidos y el tamiz de nuestras experiencias.

Conversación sobre la identidad y la relación.
En relación con las conversaciones sobre la identidad, el autor señala: “Al presentar mi manera de ver lo que está pasando como la verdadera, me estoy definiendo a mí mismo como una persona infalible, poseedora de la verdad. Planteo un tipo de relación en la que yo estoy por encima de la otra persona. Incluso, aunque yo no me sienta así, lo que digo genera una conversación sobre mi identidad, la del otro y la relación que hay entre ambos”.

Conversación sobre la acción.
Y por último la conversación sobre la acción. Ocurre que después de diseñar horas y horas nuestra charla, después de superar nuestros miedos y analizados los más terribles escenarios, sucede que la conversación fluyó sin problemas y ninguno de los escenarios tétricos ocurrió. Entonces nos sentimos tan bien, tan aliviados que descuidamos la importancia de dejar espacio a la conversación sobre la acción, olvidamos acordar qué vamos a hacer diferente para que esa situación no se repita.

Encontré apasionante y muy útil, tanto en lo personal como en lo laboral, aprender a manejar la inteligencia conversacional como la denomina el autor. Ojalá también sea de valor para ti.

+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
1

Comparte

Deja una respuesta

Artículos relacionados...

Más para explorar...

Lo más destacado Noticias Positivas