Buscar
Generic filters
Escucha la noticia completa.

De la pasión y otros dogmas modernos

Tiempo de lectura: 4 minutos

Índice de Contenido
Comparte
Historias

Entradas destacadas...

¿Sin tiempo para leer? Escucha la noticia completa.
“Encuentra tu pasión, dedícate a ella y todo saldrá bien”. Esa es la fórmula mágica, la ecuación milagrosa para una vida “de éxito”. Lo curioso es que nunca nos explican qué es esta famosa “pasión”.

“Encuentra tu pasión, dedícate a ella y todo saldrá bien”. Esa es la fórmula mágica, la ecuación milagrosa para una vida “de éxito”. Lo curioso es que nunca nos explican qué es esta famosa “pasión”.

Recientemente se me ha venido a la memoria una frase —casi profética— de un escritor inglés por el cual siento una profunda admiración. Hace casi un siglo, G. K. Chesterton escribió: “Quienes abandonan la tradición de la verdad no escapan hacia algo llamado Libertad; sencillamente escapan hacia aquello que llamamos Moda”. Casi profética, digo, porque a diferencia de otras ideas, las cuales van perdiendo actualidad con el paso de los años, la expresada en esta oración es cada día más actual. Y hay una moda —casi dogmática— sobre la cual me gustaría decir unas cuantas palabras. 

Hoy día, cuando los jóvenes (y no tan jóvenes) nos enfrentamos ante la colosal pregunta de ¿Qué voy a hacer con mi vida?, la respuesta que parece llegar desde los diversos actores de la sociedad —nuestros padres, profesores y (sobre todo) medios de comunicación— es la siguiente: “Encuentra tu pasión, dedícate a ella y todo saldrá bien”. Esa es la fórmula mágica, la ecuación milagrosa para una vida “de éxito”. Lo curioso es que nunca nos explican qué es esta famosa “pasión”.

Como no puedo hablar por otras personas, explicaré qué es lo que yo he entendido por “pasión”. La “pasión” es algo así como la piedra filosofal; solo basta encontrarla —lo cual, en mi experiencia, parece ser igual de difícil— para que sucedan cosas asombrosas, insólitas y extraordinarias. Si con la piedra filosofal los alquimistas esperaban convertir los metales inferiores en oro y obtener la vida eterna, hoy creemos que la “pasión” resolverá todos nuestros problemas, desde los económicos hasta los emocionales.

Lo único que uno realmente necesita hacer en la vida es encontrar su “pasión”.

pasión

Olvidemos las anticuadas enseñanzas de nuestros abuelos, quienes creían que el camino para una buena vida era el ser honrado, esforzado y trabajador. ¡Bobadas! Lo único que uno realmente necesita hacer en la vida es encontrar su “pasión” y de ahí en adelante todo serán arcoiris y unicornios… O, al menos, eso parecen anunciar los pregoneros de este dogma moderno.

Esta moda, que se vende cual Pomada Canaria, comparte sustrato con otra idea propia de nuestra época: que el principal objetivo de la vida es hacer ‘lo que a uno le gusta’. Pero yo me pregunto, ¿y si lo que a uno le gusta no es bueno para uno ni para los demás? No, no, no… Si hay algún objetivo en esta vida, estoy convencido que tiene que ver con la acción moral, con la entrega a los otros y con la toma de responsabilidades.

Recordemos que los grandes héroes, tanto de la literatura como de la vida real, son considerados como tales justamente porque hicieron lo que debían de hacer, lo que la situación demandaba de ellos, aunque esto significara sacrificar sus propios gustos y deseos. 

Por ejemplo, si Frodo Bolsón hubiera seguido su “pasión” o hecho lo que le gustaba, probablemente se hubiera quedado en su cómodo agujero hobbit, en la Comarca, fumando su pipa y comiendo sus seis buenas comidas al día. Pero su misión era otra; él debía de llevar el Anillo Único hasta el Monte del Destino para destruirlo y salvar la Tierra Media, aunque ello destrozara su alma. 

pasion

Por algo Winston Churchill, en su primer discurso como primer ministro de Inglaterra ante la Cámara de los Comunes, dijo: “No tengo nada que ofrecer, sino sangre, esfuerzo, sudor y lágrimas (…) Tenemos ante nosotros muchos, muchos largos meses de lucha y de sufrimiento”. Dudo que él, como ningún otro hombre de su época, haya querido enfrentar al ejército del Tercer Reich y, mucho menos, que esto fuera su “pasión”. Pero las circunstancias lo demandaban y Churchill demostró estar a la altura de estas.

Curiosamente, esta idea contemporánea de la pasión dista mucho del verdadero significado de dicha palabra. Pasión viene del latin passionis, derivado de pati que significa sufrir o aguantar. Bajo esta nueva definición, quizá Frodo y Churchill si hayan encontrado su pasión, a saber, aquello por lo cual vale la pena sufrir.

Recientemente se me ha venido a la memoria un mural pintado en la pared interior de la entrada  de la Iglesia de San Pedro de Andahuaylillas, cerca de Cuzco, Perú. Luis de Riaño, el autor de esta obra, representó alegóricamente el camino al Cielo y al Infierno. A la entrada del primero hay una puerta estrecha, el camino es angosto y está cubierto de espinas; el segundo no tiene puerta, es ancho, está tapizado con flores y quienes caminan por este van bailando y cantando. 

Incluso despojándola de su contenido metafísico, esta pintura tiene una respuesta más acertada a la colosal pregunta que nos hacemos los jóvenes (y no tan jóvenes). Y la respuesta es la siguiente: “Toma el camino difícil, el que implica esfuerzo y sacrificio, y trata siempre de hacer el bien, porque este es el camino correcto”.

+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Comparte

Deja una respuesta

Artículos relacionados...

Más para explorar...

Lo más destacado Noticias Positivas