Buscar
Generic filters
Escucha la noticia completa.

VIH: Un tabú que está matando a nuestros jóvenes

Tiempo de lectura: 5 minutos

Índice de Contenido
Comparte
Historias

Entradas destacadas...

¿Sin tiempo para leer? Escucha la noticia completa.
publicidad oir

Paradójicamente, con más información a la mano, los casos de VIH siguen aumentando en Panamá, posicionándose de sexto en la región,  a la par de  países de economía precaria como: Haití, Guyana y Belice. Lo más triste es que por ignorancia, está enfermedad  está tomando más fuerza entre las mujeres, los jóvenes y los habitantes de las comarcas del Istmo.

El Dr. Orlando Quintero, Director Ejecutivo de Probidsida, nos explica que cuando empezó la epidemia había 17 hombres afectados por cada mujer; ahora son 3 hombres por cada mujer. Actualmente, la población más afectada son los jóvenes entre 25 y 29 años;  mientras el grupo entre 15 y 24 años ha sufrido un repunte, de cerca del 5%, en los últimos años. Esto representa una cifra alarmante de un 27% del total de portadores.

Según Quintero, Panamá es un caldo de cultivo ideal para la evolución de la epidemia del VIH,  producto de la falta de conciencia respecto al riesgo de quedar infectado  y a la carencia de una política de abordaje del tema: “Lamentablemente se trabaja en prevención, principalmente,  en  diciembre y carnavales, y esto es un gran error,  ya que somos entes sexuales durante todo el año”.”El virus de la ignorancia, sumado al estigma y la discriminación hacen que en nuestra sociedad se maneje el tema de las relaciones sexuales como tabú, con lo cual el VIH cobra más fuerza.”

VIH: Un tabú que está matando a nuestros jóvenes 1

El temor de padres, familiares y maestros de abordar temas como la educación sexual, en una búsqueda por protegerlos, solo deja a nuestros jóvenes más vulnerables. Más del 80% de nuestra sociedad no usa preservativos, no hay una cultura, hay también un miedo a ser juzgados si son descubiertos comprándolos o poseyéndolos.

La realidad es que cada vez nuestros chicos están más expuestos a  temas sexuales a menor edad. Padres que trabajan fuera de casa todo el día, desmembramiento  familiar,  crisis de valores, son potenciadores. Adicionalmente, las redes sociales y  los medios de comunicación promueven la admiración por la sensualidad y la sexualidad, mientras más sexy sea tu foto más “likes”; es decir: Mientras más sexy; también, más popular. Y todo lo que necesitamos saber e está a solo un “click” en internet. Por eso es importante mantener la llama encendida con campañas de prevención los 365 días del año.

Esa es la gran labor de la Fundación Pro Bienestar y Dignidad de las personas infectadas y afectadas por el VIH/SIDA (Probidsida), organización sin fines de lucro cuyo objetivo está encaminado a crear conciencia en la población sobre la problemática y contribuir, eficazmente, en la prevención por medio de programas y proyectos de educación.

Esta Fundación nació el 16 de Octubre de 1997. Tras un repunte de los casos del SIDA, se lanza, a través de Internet, un pedido de apoyo internacional para la acción que solicita  demandar jurídicamente a la Caja de Seguro Social de Panamá con el fin de lograr acceso al tratamiento antirretroviral para las personas VIH+. A partir de allí, se convierte en la primera organización en Panamá que incorpora a todas las personas infectadas con el virus sin distingo de edad, sexo, raza, religión, clase social, afiliación política u orientación sexual.

VIH: Un tabú que está matando a nuestros jóvenes 2

Ciertamente,  los últimos 20 años han sido claves para reducir la prevalencia de la enfermedad en América Latina. A finales del siglo XX, la región ha pasado de ser el área global con el mayor porcentaje de muertes y enfermedad por causa del  VIH-sida, a ser la cuarta región más afectada, después de África subsahariana, el sur de Asia y la región del este y centro de Europa en 2010. La razón ha sido el esfuerzo de los Gobiernos por brindar tratamientos gratuitos a los pacientes.

En Panamá esta estrategia también ha sido adoptada. El tratamiento para el VIH, es gratuito, totalmente sufragado por el Estado, lo cual es una gran ventaja. Sin embargo, constantes desabastecimientos producidos por problemas administrativos, afectan la efectividad del tratamiento.

Según los datos del Programa Nacional de VIH, en 2016, el número de personas diagnosticadas con el virus era 20 mil 873. De ese total, solo el 52% estaba recibiendo tratamiento. El gobierno invierte, anualmente, sumas millonarias del presupuesto en tratamientos y prevención; no obstante la mayor parte del presupuesto se dedica al tratamiento, lo que deja desamparada la cuestión de la prevención.

En las dos últimas décadas se ha tratado de equilibrar la balanza para poder dedicarle mayor presupuesto a la prevención; pero cuesta mucho, sobre todo debido al retiro del apoyo de los organismos internacionales de cooperación,  como el Fondo Mundial y de los donantes privados, que por considerarnos un país de renta media-alta ya no siguen apoyando la causa, ya que no entramos en los parámetros de las subvenciones

Por su parte, la directora ejecutiva de la Asociación Viviendo Positivamente, Dayra García, señala que el problema no es la falta de inversión estatal en la lucha contra la epidemia, sino la falta de articulación del gobierno con las ong’s,  que son las que desarrollan el trabajo con las poblaciones afectadas. Para ella: “El problema es que no nos ven como aliados para dar una buena respuesta al virus” -advierte. “Es necesario fortalecer el trabajo que se hace con el sistema de salud, ya sea a través del Minsa [Ministerio de Salud] o la Caja de Seguro Social. Es ahí donde está la brecha que hace que no se responda al virus de forma correcta”.

Todo esto podría cambiar si trabajamos en sobrepasar el estigma social que rodea al VIH, si abriéramos espacios para conversar y debatir el tema, con fines educativo y de prevención. Lamentablemente, a pesar de los esfuerzos en materia de derechos humanos, los afectados siguen padeciendo grandes dificultades hasta para encontrar trabajo, son rechazados a la hora de pedir un crédito bancario, y son juzgados y rechazados por la sociedad.

Por esto, la mayoría opta por el silencio. Los pacientes tienen miedo de mostrar su diagnóstico en público. Muchos lo guardan como un secreto. El estigma sigue siendo muy fuerte en nuestra sociedad. La ignorancia sigue venciendo y el tabú cada día afecta la salud de más mujeres y jóvenes, en especial en las comarcas, de nuestro país.  ¿Te sumas a hacer la diferencia?

Más artículos similares los puedes seguir leyendo en nuestro inicio, Somos Impacto Positivo.

publicidad negro
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Comparte

Deja una respuesta

Artículos relacionados...

Más para explorar...

Lo más destacado Noticias Positivas