Mantén tu mente tranquila y bajo control

¿Sin tiempo para leer? Escucha la noticia completa.
Temas principales
En épocas agitadas como ésta no es raro perder la calma y sentir que la vida nos supera. Pero las más veces, todo es mental y podemos preparar nuestra mente para recuperar la estabilidad.

La vida puede ser abrumadora y rebasarnos muchas veces. En momentos así, es importante recordar que no somos nuestros pensamientos y siempre podremos tener las cosas bajo control.

mente tranquila

La mente produce palabras, oraciones, historias, imágenes, recuerdos, comentarios, juicios y predicciones a granel. El miedo puede ser poderoso, la vulnerabilidad es dura y el dolor puede ser debilitante.

Los seres humanos no percibimos la realidad tal y como es de forma objetiva, sino que la observamos a través de un filtro cargado de subjetividad y matices, que es único y depende de cada persona.

Es importante entender que no somos nuestros pensamientos y que podemos tener la mente tranquila, pues el control es nuestro. Según como percibamos la realidad nos sentiremos de una manera u otra. La mente crea palabras, oraciones, historias y escenarios futuros durante todo el día. Es fácil que pienses que toda actividad de pensamientos es tu realidad. Pero lo que tu mente dice no es la realidad completa, es más bien, subjetiva.

Es desde esta perspectiva que reiteramos que no somos la totalidad de nuestros pensamientos. Son simplemente experiencias que se tienen. Los pensamientos son una parte de ti, pero no la suma de ti. Esta perspectiva brinda la libertad para hacer cosas nuevas con la mente tranquila y equilibrada.

mente tranquila

Una mente tranquila, a pesar de los pensamientos

Supongamos el siguiente ejemplo: hay un cuadro colgado en la sala de tu casa. Objetivamente, es la presentación de un bosque. Sin embargo, la interpretación que de ese cuadro se haga va a depender de la persona que lo mire, de cómo se sienta en ese momento, de si le gusta el arte o no, de si ha viajado o le gusta viajar, etc.

De esta forma, ese bosque para algunos podrá ser un paisaje feliz, para otros un paisaje melancólico. O quizás para unos sea demasiado aburrido y no les evoque absolutamente nada.

Una cosa es lo real y otra la interpretación que hacemos de lo real. Estos matices que le agrega nuestra mente son fundamentales para crear “nuestra realidad”. Pero eso no significa que esta maraña de ideas y pensamientos cambie las pinceladas del cuadro, ¿verdad?

mente tranquila

Este ejemplo puede ser muy útil para recordarnos el poder de nuestros pensamientos y la diferencia que hacen entre una mente tranquila que vive el presente y una tempestuosa que se convence de los propios escenarios catastróficos que se imagina. Con todo, ni tranquila, ni tempestuosa, los pensamientos nos han de definir como personas.

Es importante que observemos nuestros pensamientos, en vez de reprimirlos. Hay que imaginar que estamos flotando por encima de nosotros mismos e imaginar que nos observamos desde arriba. Necesitamos tomar distancia de esos pensamientos, siempre.

mente tranquila

Consejos para calmar nuestra mente

En la columna semanal de la revista Psychology Today, titulada Stop Avoiding Stuff, varios especialistas recomiendan una serie de ejercicios para tomar conciencia sobre la diferencia entre nuestra percepción subjetiva de la realidad y nuestra realidad objetiva. Entre los ejercicios descritos, hemos reproducido un ejercicio útil y sencillo para hacernos de una mente tranquila.

  • Establece un temporizador y observa cualquier cosa que llame tu atención alrededor de ti. Cuando se apague el temporizador, detente un momento y observa lo que has estado pensando.
  • A continuación, imagínate a ti mismo observando los pensamientos como si estuvieran a distancia. No intentes cambiarlos; no intentes hacerlos desaparecer. Vigílalos. Nota la diferencia entre lo que estabas viendo y lo que estabas pensando.
  • ¿Qué pensabas mientras observabas? ¿Pensabas exactamente en lo mismo que estabas viendo? Seguramente no. Lo que ves y lo que piensas no siempre es lo mismo. O dicho de otra forma: lo que piensas no es precisamente lo que está en el mundo real.
  • Esto te ayudará a recordar, nuevamente, que no somos nuestros pensamientos.
mente tranquila

Por supuesto, esto requiere práctica. Así que no te rindas si al principio te es un poco complicado. A medida que avances en esta diferenciación entre realidad y pensamientos, enfrentarás de mejor forma tus miedos, mantendrás a tu mente tranquila y construirás una vida más valiosa. Si quieres hacer el resto de ejercicios, puedes consultarlos aquí.

FUENTE: Wokii.

IMÁGENES: Pexels.

Califica este contenido 😁

Recibe nuestros Boletines Positivos en tu correo


Al dar clic en “SUSCRIBIRME” acepto las Políticas de Privacidad de Impacto Positivo

Deja una respuesta

También puede interesarte
Google utilizará Inteligencia Artificial para mitigar cambio climático
Más de 75.000 contribuyentes utilizan ya la factura electrónica
Jóvenes líderes de la Academia sobre Cambio Climático: inspiración, acción y compromiso...
Un ensayo ofrece la esperanza de una vacuna para prevenir la artritis...
Panamá presente en la Vitrina Turística de ANATO 2024

¡Únete a la comunidad!

Recibe nuestras noticias más positivas directo en tu correo.


Ir al contenido