Buscar
Generic filters
Escucha la noticia completa.

Nueva York prohíbe gas en edificaciones, buscando combatir cambio climático

Tiempo de lectura: 3 minutos

Índice de Contenido
Comparte
Historias

Entradas destacadas...

¿Sin tiempo para leer? Escucha la noticia completa.
Ciudad de Nueva York prohíbe gas en instalaciones de nuevos edificios con la intención de ir migrando a fuentes de energía sostenible y renovables.

Nueva York prohíbe gas en los nuevos edificios de menos de siete pisos a partir de 2023 y en todos a partir de 2027 como medida para combatir cambio climático.

La ciudad de Nueva York prohíbe gas en las instalaciones de edificios de nueva construcción de menos de siete pisos a partir de 2023 y en todos a partir de 2027, colocando a la ciudad más grande del país a la vanguardia de los esfuerzos nacionales para eliminar el combustible fósil y el gas de efecto invernadero y combatir el cambio climático.

El ayuntamiento de Nueva York aprobó el 15 de diciembre del año pasado la prohibición de la utilización del gas natural en la mayoría de nuevos edificios a comenzar a aplicarse a finales de 2023 para los edificios de menos de siete plantas y en 2027 para los más altos. De la prohibición estarán exentos los hospitales, fábricas, cocinas comerciales o lavanderías.

Un modelo a seguir para otras ciudades

“Nueva York ha hecho historia: así se invierte en futuro sostenible, se protege la salud pública y se termina con la era de los combustibles fósiles”

ha dicho el alcalde de la ciudad, Bill de Blasio.

Esta nueva ley implica que los sistemas de calefacción, las cocinas o los depósitos de agua caliente deberán funcionar con electricidad obtenida de energías limpias, en lugar de los tradicionales sistemas de combustión de petróleo y conexiones de gas natural.

Aunque los residentes en viviendas que aún usen gas no estarán obligados a hacer el cambio a menos que cambien de residencia.

Nueva York prohíbe gas

Nueva York prohíbe gas esperando que las alternativas eléctricas, como las bombas de calor, pronto puedan reemplazar a las calderas de gas en los edificios de la ciudad. Sin embargo, los edificios existentes no se ven afectados por la medida, aunque aún podrían surgir reformas.

“El proyecto de ley para prohibir el uso de gas en nuevos edificios nos ayudará a hacer la transición a un futuro más verde y alcanzar la neutralidad de carbono para el año 2050. Estamos en una crisis climática y debemos tomar todas las medidas necesarias para combatir el cambio climático y proteger nuestra ciudad”.

señala Corey Johnson, presidente del Concejo Municipal.
Nueva York prohíbe gas

Actualmente, el estado de Nueva York es uno de los mayores consumidores de gas natural, el sexto de la nación, y la generación de electricidad en el estado procede principalmente del gas natural, por delante de la energía nuclear y la hidroeléctrica.

Las viviendas son responsables del 70% de emisión de gases invernadero, por lo que la prohibición puede revertir las cifras de contaminación hasta eliminar 2.1 millones de toneladas de carbono para 2040.

“Este es un paso histórico en nuestros esfuerzos por alcanzar la neutralidad de carbono para 2050 y reducir nuestra dependencia de los combustibles fósiles”.

afirma Ben Furnas, director de clima y sostenibilidad de la oficina del alcalde, en declaraciones al New York Times.

El monto de carbono que se calcula se verá reducido es el equivalente a sacar 450.000 automóviles de la carretera, por lo que la medida con que Nueva York prohíbe gas constituye un esfuerzo provechoso.

En 2020, las emisiones de los combustibles fósiles de Estados Unidos cayeron a su nivel más bajo desde 1983, pero se esperaba que aumentaran alrededor del 7% en 2021, debido a que los proveedores energéticos están quemando más carbón como consecuencia de los significativos aumentos del precio del gas.

Nueva York prohíbe gas

Casi la mitad de la energía generada en el estado de Nueva York en lo que va del año provino de la quema de combustibles fósiles (45% de gas y 4% de petróleo), con otro 24% de energía nuclear y 22% de energía hidroeléctrica, según datos federales de energía recogidos por Reuters.

Antes de New York, la ciudad estadounidense más poblada que ha prohibido el gas en los nuevos edificios es San José en California con alrededor de 1 millón de residentes. Ahora que Nueva York prohíbe gas se da un firme paso adelante en la búsqueda de un mundo más sostenible y un futuro totalmente eléctrico. Que muy pronto esta iniciativa se replique en todo el mundo.

FUENTE: La Cara Buena del Mundo

+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Comparte

Deja una respuesta

Artículos relacionados...

Más para explorar...

Lo más destacado Noticias Positivas